Para mí el Rey de los postres de cuchara.

Yo, fan incondicional de las cremas dulces…soy de las que cuando va al Supermercado Nacional (Sto Dgo), no puedo evitar comer un par de  raciones mientras paseo por las estanterías….es un pecado.

Para quien no lo conozca, es la versión criolla caribeña de las natillas españolas.
Fue el primer postre fusión del “Nuevo Mundo”, mezcla de cocinas tahína y europea. 

Me imagino el origen de tal delicioso postre…..:

María de Toledo: ¡Muchacha! hazme unas natillas de esas que comía yo  en mi tierra.
Guarina: Si….. Doña ahora mimito se la hago.

Y  es cuando la chef tahína, no teniendo ni idea de las dichosas natillas castellanas y tras una vaga descripción de su señora, vio conveniente cambiar algún que otro ingredientes según la materia prima local.

Es así que, sustituyendo el color amarillo de los huevos por el mamei del maíz, la leche de vaca por la de coco y aportando su toque personal de canela y vainilla…..creo el MAJARETE.

Esta buena muchacha volvió “majareta” a la Doña con ese suave y cremoso sabor a maíz y canela convirtiéndose así en el primer postre fusión intercultural de las Américas.

Ingredientes:
6 MAZORCAS DE MAIZ frescas
4 tazas de LECHE
1  lata de LECHE EVAPORADA
1 lata de LECHE DE COCO
½  cucharada de VAINILLA
100 g de MAICENA
2 tazas de AZUCAR
½ cucharadita de SAL
60 g de MANTEQUILLA en dados
2 ramitas de CANELA

Cortar los granos de maíz y licuarlos bien junto con la leche.
Pasar por un colador.
Mezclar la mezcla de maíz y leche junto con la leche evaporada, la de coco y la vainilla.
En una olla poner la maicena, el azúcar y la sal. Mezclar bien con ayuda de unas varillas manuales.
Echar un poco de la mezcla líquida sobre la sólida y mezclar bien con las varillas hasta conseguir una pasta lisa y homogénea (sin grumos).
Añadir el resto de la mezcla líquida y mezclar.
Añadir la mantequilla y la canela.
Cocer a fuego lento sin parar de remover hasta que adquiera la consistencia de las natillas.
Distribuir en recipientes individuales y cuando adquiera temperatura ambiente, refrigerar en la nevera.
Servir frío y con un poco de canela espolvoreada en la superficie


Os voy a desvelar el ingrediente secreto de las hamburguesas más famosas del océano Pacífico y vendidas en el no menos famoso restaurante “El Crustáceo Crujiente” .
Por deducción al absurdo, he llegado a esta conclusión yo solita.
 Y es que después de ver infinidad de capítulos de la esponja más trabajadora y confiada del mundo mundial, creo que sería imposible imaginar la elaboración de una hamburguesa de ternera en la apacible ciudad de “Fondo Bikini”……¿vedad?
Os imagináis  a esos simples peces ahogando una vaca, procesarla para su despiece y posterior elaboración de hamburguesas ……..pues la verdad……no.
Así que  por deducción al absurdo, las deliciosas hamburguesas son……..  de pescado…….
¡Madre mía!,  si Don Cangrejo leyese este post le da algo……aunque así Plancton dejaría por fin tranquilo a Bob Esponja de una vez.
Ingredientes:
2 filetes de PANGA medianos
8 tostadas de PAN integrales (tipo Ortiz)
50 g de snack tipo “GANCHITOS” o “CHEETOS”
1 HUEVO batido
Sal y Pimienta
4 PANES de hamburguesa con semillas de sésamo
LECHUGA y TOMATE
4 lonchas de QUESO ….si te gustan más las Cheeseburguer Cangreburguer
Ketchup, Motaza, Pepinillos, Cebolla……….

Cortar los filetes de pescado en círculos de igual diámetro que los panes.

Salpimentar cada uno de los trozos de pescado.
En un mortero majar el pan tostado y los “ganchitos” hasta que esté totalmente deshech



Rebozar el pescado en la “pan rallado de ganchitos” por ambos lados.
Pasar los trozos rebozados por el huevo batido y otra vez por el triturado de ganchitos
Freír en abundante aceite
Retirar la hamburguesa sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite
Montar la hamburguesa a tu gusto…….







Le he puesto este nombre a esta tarta de bizcocho de zanahoria y butter cream de naranja por la preciosa pastelería que encontré por casualidad en Roma.
Milano no es el nombre del establecimiento, si no el de la calle en la que lo encontré.
La pastelería se llama Sweety Rome y aunque la fachada es muy pequeña, cuando se entra llama la atención su luminosidad dulce y cálida.

La primera imagen que recuerdo es la de una pequeña tarta decorada con flores lilas y pistacho picado con un letrero que ponía “carrot cake”……….¡qué cucada!
Se me iban los ojos fijándome atentamente en cada elemento de la tienda, galletas, pasteles individuales, tartas, mobiliario…..
Cuando me encontraba dentro de mi “sweety Rome”, y después de estar cómo un cuarto de hora captando cada detalle del establecimiento…….me di cuenta que en la acera de enfrente había dejado a  los niños subidos al carro, la mochila con el dinero y la cámara……y  a mi marido “flipando” por la manera en  la que de repente crucé la calle.
Es por ello que no puede comprar nada, ni hacer fotos….porque después del palizón de todo el día y con la lluvia amenazando, me parecía inhumano decirle a mi familia que entraba otra vez (seguro que por tiempo indeterminado) faltándonos aún la mitad de camino desde Plaza de España hasta  via Cavour.
Estas son las ventajas de tratar de no usar el cómodo y rápido metro romano, se encuentran sitios fabulosos.
No obstante ya me he encargado de encontrar su página web para que si vais a Roma no se os olvide entrar y quitaros por mí la espinita de disfrutar de una desayuno o merienda en Sweety Rome.
Mi versión de la tarta que vi es de una pieza de bizcocho de zanahoria cortado en 3 capas, bañado con almibar con Cointreau y buttercream de naranja, cuya receta la tienes aquí, pero sustituyendo la leche  por zumo de naranja.
 


Este bizcocho está genial, el sabor es algo distinto al habitual pero no predomina en exceso el sabor de las zanahorias.
Si se le pone mucha canela oculta mucho el sabor del ingrediente protagonista, es por ello que es mejor ponerle sólo una cucharadita.
Se puede hacer más especiado añadiendo nuez moscasda ,jengibre, pasas, coco….pero entonces deja de tener protagonismo la zanahoria…....
Ingredientes:
5 ZANAHORIAS peladas y ralladas
1/2 taza NUECES picadas
2 ½  tazas de HARINA tamizada
1 sobre de LEVADURA
1/2 cucharadita de SAL

1/4  cucharadita de CLAVO
1 ½  cucharadita de CANELA
3 HUEVOS
2 tazas de AZUCAR.
1 taza de ACEITE VEGETAL


Tamizar la harina y la levadura.
Añadir la sal. Mezclar bien.
Por otra parte batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y tenga un aspecto blanquecino.
Añadirla el aceite y unir bien.
Unir a la mezcla de harina la crema de huevo.
Añadir la zanahoria y las nueces y mezclarlo todo bien.
Engrasar un molde con mantequilla y harina
Hornear con el horno precalentado a 180ºC con aire.


Me encantan, si he tenido algún antojo en mis embarazos siempre han sido donuts.

Aunque me considero fan incondicional de los de Dunkin’ Donuts (1.277.658 de personas en Facebook también) me tengo que conformar con los de Pan Rico de toda la vida.

Es por ello que el verano en el que abrí el blog me puse a ensayar recetas junto con mi amiga Elvira para tener un poquito más cerca este delicioso manjar de colores y sabores. Estos son los primeros que hice.

En la red hay muchas recetas en las que prácticamente no cambian las cantidades pero tras muchas pruebas ésta es la que más me funciona a mí.

Como las glasas son bastante dulces, no le pongo mucha azúcar a la masa (para compensar).

Deja correr la imaginación……glaséalos y rellénalos como quieras…y si no se te ocurre nada puedes encontrar ideas aquí.

Yo ya empecé a hacer mis pinitos pero mi propósito es hacerlos todos…...¿y tu?

INGREDIENTES (para 24 uds)
1 kg harina de fuerza
50 g levadura prensada
120 g azúcar
120 g mantequilla
4 huevos
4 dl leche tibia
5g sal fina

ELABORACION

Tamizar la harina y añadir el resto de ingredientes.
Amasar bien, si lo haces a máquina te resultará más fácil.
Si está muy pegajosa, añadir un poco de harina
Poner en un bol ligeramente enharinado.
Tapar con un paño de y dejar reposar en un lugar seco y templado hasta que duplique su volumen.
Estirara  la masa con un rodillo de manera que quede un grosor de 5 mm.
Usar un cortapastas redondo de 8 cm de diámetro para el exterior, y 1 ½ para el interior.
Una vez hechos los donuts dejar que vuelvan a duplicar  su volumen (ojo, no ponerlos muy cerca unos de otros, sino cuando aumenten de tamaño se pegarán unos a otros.
Freír abundante aceite vegetal hasta que empiecen a dorarse.

Una vez fríos se pueden aplicar diferentes coberturas.

GLASEADO
5 cucharadas de mantequilla derretida
2 tazas de azúcar glas
½  taza de agua