¿Por qué se llaman “magdalenas”?
Menos mal que dando a un par de teclas encuentras respuesta a todo.
Y gracias a eruditos en sociología, como Amando de Miguel, encontramos respuesta a estas preguntas que nos planteamos del tipo “a qué huelen las nubes?”
Parece ser que hay 2 teorías:
-    Porque se trata de un bizcocho para mojar, y cuando gotea lo hace “llorando como una Magdalena”
-    Antiguo bizcocho griego originario de una ciudad de Galilea llamada Magdalá (donde se dice que nació María Magdalena).
A pesar de que Amando de Miguel se inclina más por la segunda teoría (la más lógica), yo personalmente me gusta más la primera…..no sé…mola más.
De todas maneras recomiendo leer el artículo pinchando aquí. 


Ingredientes:
6 HUEVOS
250 g de MANTECA DE CERDO a temperatura ambiente
300 g de AZUCAR
Ralladura de 1 LIMON y su zumo
300 g de HARINA
1 sobre de LEVADURA

Precalentar el horno con aire a 200ºC
Montar las claras con el azúcar y reservar.
Montar la manteca hasta que haga plumilla y añadir las yemas. Mezclar bien.
Agregar a crema de manteca y yemas la ralladura y el zumo de un limón. Mezclar bien.
Incorporar las claras montadas e integrar a la crema de manteca con unas varilla manuales con cuidado en movimientos  circulares de abajo hacia arriba para aire a la masa y con cuidado para no bajar las claras.
Tamizar la harina y la levadura e incorporarla en 2 tandas a la crema.  Integrar con cuidado con las varillas manuales, de la misma manera descrita anteriormente
Poner la pasta en moldes para magdalenas. Llenar 2/3 de los moldes.
Espolvorear azúcar sobre la masa de cada molde antes de hornear.
Hornear durante unos 10 minutos, hasta que estén ligeramente doradas.

Nota: Para que salgan más esponjosas y jugosas:
Pulverizar agua dentro del horno. Segundos antes de introducir los moldes en el horno y cinco minutos más tarde (a mitad de cocción)