Para mí el Rey de los postres de cuchara.

Yo, fan incondicional de las cremas dulces…soy de las que cuando va al Supermercado Nacional (Sto Dgo), no puedo evitar comer un par de  raciones mientras paseo por las estanterías….es un pecado.

Para quien no lo conozca, es la versión criolla caribeña de las natillas españolas.
Fue el primer postre fusión del “Nuevo Mundo”, mezcla de cocinas tahína y europea. 

Me imagino el origen de tal delicioso postre…..:

María de Toledo: ¡Muchacha! hazme unas natillas de esas que comía yo  en mi tierra.
Guarina: Si….. Doña ahora mimito se la hago.

Y  es cuando la chef tahína, no teniendo ni idea de las dichosas natillas castellanas y tras una vaga descripción de su señora, vio conveniente cambiar algún que otro ingredientes según la materia prima local.

Es así que, sustituyendo el color amarillo de los huevos por el mamei del maíz, la leche de vaca por la de coco y aportando su toque personal de canela y vainilla…..creo el MAJARETE.

Esta buena muchacha volvió “majareta” a la Doña con ese suave y cremoso sabor a maíz y canela convirtiéndose así en el primer postre fusión intercultural de las Américas.

Ingredientes:
6 MAZORCAS DE MAIZ frescas
4 tazas de LECHE
1  lata de LECHE EVAPORADA
1 lata de LECHE DE COCO
½  cucharada de VAINILLA
100 g de MAICENA
2 tazas de AZUCAR
½ cucharadita de SAL
60 g de MANTEQUILLA en dados
2 ramitas de CANELA

Cortar los granos de maíz y licuarlos bien junto con la leche.
Pasar por un colador.
Mezclar la mezcla de maíz y leche junto con la leche evaporada, la de coco y la vainilla.
En una olla poner la maicena, el azúcar y la sal. Mezclar bien con ayuda de unas varillas manuales.
Echar un poco de la mezcla líquida sobre la sólida y mezclar bien con las varillas hasta conseguir una pasta lisa y homogénea (sin grumos).
Añadir el resto de la mezcla líquida y mezclar.
Añadir la mantequilla y la canela.
Cocer a fuego lento sin parar de remover hasta que adquiera la consistencia de las natillas.
Distribuir en recipientes individuales y cuando adquiera temperatura ambiente, refrigerar en la nevera.
Servir frío y con un poco de canela espolvoreada en la superficie