Es la manera ideal para comer un “concentrado” de verduras en las cenas.
Tiene una buena congelación, por lo que si haces cantidades industriales y se guardan raciones tienes asegurados unos cuantos días de cena saludable.
 

Ingredientes
ACEITE DE OLIVA
1 CEBOLLA picada en trozos medianos
3 dientes de AJO picados
3 lonchas gruesas de JAMON SERRANO cortado en tiras
2 ramitas de PEREJIL picado
2 ramas de APIO cortado en rodajas de1 cm
2 PUERROS completos bien limpios (ojo, con la tierra que hay entre las capas verdes)y cortados a rodajas de 1 cm
2 CALABACINES cortados en dados
1 vaso de GUISANTES congelados
300g de hojas de ESPINACAS (o una bolsa de las que venden limpias y cortadas)
CALDO DE POLLO
4 porciones de QUESO tipo “El Caserío”
Sal y Pimienta
Para hacerlo fácil, lo mejor es ir picando los ingredientes a medida que se “pochan” los ingredientes anteriores.
Se empieza poniendo en el fondo de la olla un poco de aceite con la cebolla picada, mientras se sofríe la cebolla picar los ajos y echarlos.
Luego echar el jamón.
Y así consecutivamente con las demás verduras, el perejil, el apio, los puerros, los calabacines….
Cada vez que echa un ingrediente nuevo hay que darle “una vueltecilla” para que no se quede nada pegado en el fondo y se queme.
Echar los guisantes y las espinacas.
Echar las hojas de espinacas que  quepan en la olla, esperar a que se hagan un poco y disminuyan así su volumen para seguir echando el resto.
Echar caldo de pollo hasta que cubra completamente  los ingredientes.
Hervir  a fuego lento durante 45 minutos y con la tapa puesta. O bien se puede usar una olla rápida durante 15 minutos.
Cuando haya finalizado la cocción, salpimentar y echar los “quesitos”.
Batir todo con la batidora y si se desea que quede una textura más fina, pasarlo por el chino o por un colador grande.
Servir con un chorrito con aceite de oliva virgen y picatostes.