Por fin, algo de Star Wars!!!…la ESTRELLA DE LA MUERTE (Death Star), una estación espacial del tamaño de la Luna cuyo objetivo era  destruir naves, ciudades y pequeños planetas.

Todos temían al poder de su láser hasta que un día Luke Skywalker  se la cargó gracias a que R2D2 tenía un mapa que indicaba su punto débil....una pena, porque luego no llegaron a poder reconstruirla en su totalidad.

Recuerdo tratar de ver el Imperio Contraataca en la tele con un fiebrón “de muerte”  (nunca mejor dicho) y solo recuerdo despertar en los créditos finales sin saber en qué momento exacto me quedé dormida, creo que fué al principio...jeje, esto pasó en 1992 (o en 1993?) y hasta el día de hoy la he visto a trozos…. ufff….y es que me da una pereza…..creo que estas pelis me resultan un poco “densas” y por eso no consigo verla enteras pero admito que los personajes y las naves tienes un “noseque” que me chiflan.
Es increíble cómo esta saga que comenzó en los años 70 ha hecho mella en millones de personas (¿verdad Javi?)….de hecho, ¿sabéis que se han llegado a pedirle a Obama la construcción de la “Estrella de la Muerte”?,….sí, sí…. no es broma, esto pasó hace un año y lo mejor del tema es fue la respuesta oficial de la Casa Blanca, no tiene desperdicio.
QUE LA FUERZA 
TE ACOMPAÑE 
MAY THE FORCE
BE WITH YOU 



Para comer a cualquier hora del día, ya sea para desayunar, almorzar, comer o cenar.

Ideal para el brunch, termino británico usado para nombrar un desayuno tardío o el almuerzo, pero que actualmente su horario ha variado oscilando entre media mañana y media tarde.

El actual brunch no tiene un término específico en la lengua española, pero, inconscientemente adoptamos este hábito ese día festivo  que uno se levanta a las mil y no sabe si desayunar, almorzar, comer….o volverse a acostar, sobre todo después de trasnochar, cuando lo que te pide al cuerpo son mezclas raras como un café cargado con algo que tenga alimento *.

(*)Tener alimento, expresión usada por mi abuelo para referirse a comidas con alto contenido en grasas).

Ingredientes: 

Rebanadas de PAN (de molde o como en este caso, de semillas y cereales).

HUEVOS (uno por rebanada).

ACEITE DE OLIVA (adaptación mediterránea ya que originalmente se hace con mantequilla, de todas maneras si tenéis la posibilidad probad usad  MANTECA DE VACA…..el sabor alcanza otro nivel).

SAL y PIMIENTA

Cascar un huevo y verter la mayor parte de la clara en un plato. Reservar el resto de clara y la yema.

Colocar la rebanada en el plato con la clara, dejar que el pan se empape en esta durante 1 minuto por cada lado.

Realizar al pan  un agujero en el centro con ayuda de un corta pasta circular o a falta de este un vaso de chupito (vaso para licor) puede servir.
Se calienta a fuego medio una sartén antiadherente,  cuando esté caliente añadir un poquito de aceite (o manteca).
 
Poner  la rebanada de pan en la sartén e inmediatamente después verter la yema con el poquito de clara reservada en el agujero.
 
Tostar durante 1 minuto y con ayuda de una espátula (y con cuidado de no romper la yema) dar la vuelta a la rebanada y tostar por el otro lado otro minuto más.
 
Retirar de la sartén y salpimentar.
 
Nota: La tapita con la clara también se tuesta por ambos lados salpimentado posteriormente.