A pesar de que no a todos les gusta este superhéroe, TODOS deberíamos ser un poco Batman.
  
¿Por qué? Pues sencillo, porque se ha convertido en un superhéroe sin necesidad de morderle un bicho o venir de otro planeta…..su gran mérito es convertirse en Batman por decisión propia. Si, este hombre necesitaba conseguir un objetivo y tras un riguroso entrenamiento físico y personal….voilà.

 
Tod@s podemos convertirnos en pequeñ@s superhéroes. Visualizamos un objetivo, y mediante nuestro intelecto y buen plan de acción, podremos alcanzar nuestras metas.
 
A veces pensamos que es muy complicado llegar a convertirnos en lo que queremos ser, pero no es la incompetencia la que nos impide transformarnos, es la pereza la que no nos deja avanzar…….y es que comenzar un cambio y  ser constante, cuesta.
“Si yo cambio, todo cambia”