Para mí, personalmente un flan de auyama no es lo mismo que un flan de calabaza.

Que sí, que la auyama es la calabaza, sí, pero es que en cuestión de postres mi mente actúa como un políglota, cambiando de idioma sin dificultad alguna dependiendo de la personas con la que hables.

…de calabaza, sin añadidos, España
…de uyama, coco, Republica Dominicana
Pumpkin…,pumpkin spice, USA

Pues eso, mismo vegetal, diferente traducción culinaria.

Este fin de semana aproveché la comida familiar para utilizar, una vez más, las fantásticas calabazas obsequiadas por una amiga, así que decidí esta receta por los buenos recuerdos que me trae.

Lo mejor de todo ha sido que en el momento de comerlo, inmediatamente empezamos a hablar de RD y del maravilloso flan de auyama de mi tía Agustina…..(tía, por cierto, necesito tu receta)

Así que, ¿por qué nos gusta juntarnos y comer? Porque un simple olor, sabor, comentario te transporta a 6.973 km en fracciones de segundo.

Ingredientes:

400g PURÉ DE CALABAZA confitada: (180g Azúcar à 1Kg CALABAZA (pelada), horneada y triturada)
400ml LECHE DE COCO (1 lata marca Goya)
400ml LECHE entera
200g AZÚCAR
HUEVOS (esta vez puse 6, porque no tenía más y estaba menos compacto)
1cucharadita de vainilla

Mezclar todo con una licuadora, colar y verter sobre un molde caramelizado.
Tapar bien con papel de aluminio y hornear a baño maría a 160ºC durante 90 minutos aproximadamente.

El hacer comidas de este tipo ya no implica ir a hacer una excursión a supermercados especiales, poco a poco, y gracias a la globalización, nuestras despensas están surtidas de alimentos de todo tipo, y en mi caso, los armarios rebosados de especias que aromatizan la cocina nada más abrir alguna de sus puertas.

El ghee suelo prepararlo en un día, y hago suficiente para conservarlo en la nevera y usarlo cuando cuando lo necesita.

Las guindillas, se mantienen muy bien varios días tapándolas herméticamente en la nevera, también puedes congeladas.

Antes no solía tener jengibre fresco en el frutero, pero al usarlo en postres, comidas, y sobre todo infusiones ya se ha convertido en un básico a la altura de “un-limón-por-si-acaso”, que no siempre lo usas, pero te gusta tenerlo disponible.

Leche de coco, siempre, siempre tened una lata en la despensa tienen una larga caducidad y si eres fan de la comida asiática o caribeña, no puede faltar.

Ingredientes para 4 personas:

2 cucharadas de GHEE
2 CEBOLLAS medianas picadas
1 cucharada de AJO majado
1-2 GUINDILLAS frescas picadas (sin semillas)
1 cucharada de JENGIBRE fresco rallado
1 ½ cucharaditas de CÚRCUMA molida
1 cucharadita de COMINO molido
1 cucharada de CILANTRO molido
½ cucharadita de CAYENA en polvo
1 kg de TERNERA cortada en dados
1 cucharadita de SAL
400 g de TOMATE en conserva picados
250ml LECHE DE COCO
¼ cucharadita de COLORANTE EN POLVO ROJO
 CILANTRO FRESCO

En una cacerola con tapa grande calentar el ghee y a fuego medio freír la cebolla hasta que se ablande.

Añadir el ajo, las guindillas, el jengibre, la cúrcuma, el comino, el cilantro y la cayena, remover e incorporar la carne.

Remover hasta que la carne se bañe con las especies y esté dorada por todos los lados.

Añadir la sal a los tomates, incorporar a la olla.

Tapar la olla, bajar el juego al mínimo y cocer unos 90 minutos, hasta que la carne esté blanda.

Verter la leche de coco y el colorante rojo, remover y cocer 5 minutos sin tapa o hasta que espese ligeramente la salsa.

Echar el cilantro fresco picado.



500gr MASA DE PAN
2 TOMATES muy maduros
250g CALABAZA sin piel, ni pipas ni fibras
1 CEBOLLA ROJA
½ PIMIENTO ROJO
SAL GRUESA
ACEITE OLIVA EXTRA VIRGEN
QUESO PARMESANO

Precalentar el horno a 200ºC.

Una vez la masa haya reposado unas 2 horas, mínimo, extenderla bien con ayuda de un rodillo hasta que esté muy fina.

Rallar los tomates despreciando la piel y extender sobre la masa.

Cortar la cebolla en tiras sumergiéndolas en agua caliente durante unos 2 minutos. Escurrir el agua bien y esparcir la cebolla sobre el tomate.

Rallar la calabaza en tiras finas con ayuda de un rallador o una mandolina.

Cortar los pimientos en tiras finas y colocar sobre la masa.

Echar un poco de sal gruesa y rociar un poco de aceite.

Hornera hasta que todo esté dorado.

Nada más sacar del horno la coca, rallar queso parmesano por toda la superficie.